Asistencia Tecnológica y Sordera en Puerto Rico

Según la Guía para la Provisión de Servicios de Asistencia Tecnológica en la Sala de Clases del Departamento de Educación de Puerto Rico (s.f.), el termino Asistencia Tecnológica se define como cualquier servicio que ayude en forma directa a un niño con impedimento o necesidades especiales en la selección, adquisición o uso de un dispositivo de la tecnológica facilitante. La misma le proporciona un acceso adecuado del aprendizaje al niño o joven y a su vez la convivencia dentro de la sociedad. Los servicios de asistencia tecnológica son esenciales para niños que tienen dificultades visuales, auditivas y motoras para que estos tengan un mejor acceso al aprendizaje. Esta le provee dispositivos tecnológicos que le permiten complementar su impedimento para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje en la sala de clases.

La ley IDEA (2004) establece cada individuo por ahí donde establece que encabeza el territorio debe proveer una educación pública gratuita y apropiada, en el ambiente menos preselectivo a todos los estudiantes con necesidades especiales de tres a 21 años de edad una educación pública gratuita y apropiada incluye la provisión de servicios de asistencia tecnológica para aquellos niños que necesitan de artefactos para que su aprendizaje se lleve a cabo según el potencial intelectual real del niño sin que se vea afectado por su impedimento cualquier niño que necesita servicios de asistencia tecnológica dentro del programa de educación especial debe contar con recomendaciones tecnológicas en su programa educativo individualizado hechas por el COMPU donde el mismo establece cuán indispensable para el logro de las metas educativas del niño es la provisión de servicios de asistencia tecnológica en la sala de clase según la Guía para la Provisión de Servicios de Asistencia Tecnológica en la Sala de Clase (n.d.) cuando un estudiante en educación especial es ubicado y su PEI establece que el niño tiene una necesidad de evaluación de asistencia tecnológica es responsabilidad del departamento la provisión de dichos servicios y equipos, siempre y cuando sean necesarios para fines educativos.

Una persona sorda se define como una persona que cuenta con una deficiencia auditiva severa, que dificulta al niño o joven el procesamiento de información lingüístico mediante la audición, con o sin amplificación, y que afecta adversamente la ejecución educativa del niño (Departamento de Educación de Puerto Rico, 2004). Un niño sordo puede recibir servicios de asistencia tecnológica de distintas maneras. Por ejemplo; los artefactos de amplificación de sonido, adaptaciones de volumen, intérprete de señas, libros en audio o video de señas, entre otros. La asistencia tecnológica facilita el acceso de los servicios de educación especial a través de la orientación, adiestramiento, evaluación, recomendaciones, consultoría y seguimiento en aplicaciones de asistencia tecnológica para su condición. Esta beneficia a cualquier niño dentro del programa de educación especial que requiera ayuda de la misma ya que le permite un desarrollo máximo en sus habilidades en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Luft, Bonello & Zirzow (2009) investigaron sobre la evaluación de la habilidades tecnológicas para los estudiantes de escuela secundaria que eran sordos y que tenían dificultades auditivas.   El autor entiende del Departamento de Educación le debe añadir al Programa Educativo Individualizado (PEI) una sección para desarrollar habilidades de competencia tecnológica a los jóvenes que se gradúan de escuela superior que tengan impedimentos que puedan ser asistidos tecnológicamente. Consecuentemente, el Comite de Programacion y Ubicacion (COMPU) debe asegurarse que los estudiantes sordos y que tienen dificultades auditivas se gradúen con un conocimiento básico sobre sus propias necesidades de asistencia tecnología, sus preferencias de artefactos tecnológicos y a su vez familiaridad con los mismos y técnicas para la solución de problemas y la adaptación de los artefactos tecnológicos. Los resultados generales esta investigación muestran un área de necesidad para los estudiantes como individuos por sí mismos y los programas escolares en el campo de la tecnología asistiva. Estos hallazgos sugieren que particularmente, sobre el uso y sus preferencias de la asistencia tecnológica muestran un patrón de conocimiento insuficiente y los servicios del proceso de transición y planificación son agresivos de parte del programa escolar. En general, los estudiantes sordos y con dificultades auditivas que atienden a la escuela superior pública no están siendo preparados debidamente para graduarse de la escuela superior con las habilidades tecnológicas que necesitan para la adultez y un desarrollo exitoso en el campo laboral y universitario (Luft, Bonello & Zirzow, 2009).

Hoy día, la mayoría de los estudiantes sordos y que tienen dificultades auditivas reciben servicios de educación especial en escuelas públicas y están integrados a la corriente regular en la mayoría, si no todas, la clases de educación general. Stinson, et. al (2009), piensa que un problema clave de los estudiantes con discapacidades auditivas es que están en la corriente regular, extensión por la cual tienen acceso a la lectura y a la discusión en la sala de clases. Las dos formas más comunes de comunicación para estos niños son el lenguaje de señas e interpretación y la transcripción de habla al texto en tiempo real. Otra formas que le facilitan el proceso de aprendizaje a estos estudiantes en la sala regular son: las notas tomadas por un tutor y una copia impresa del material presentado en clase. Esta investigación fue hecha ante la necesidad de un entendimiento comprensivo de los beneficios y las limitaciones del la transcripción del habla al texto en tiempo real y los servicios de interpretación y toma de notas para los niños sordos y con dificultades auditivas. Los según el autor los resultados indican que los estudiantes tuvieron un por ciento de retención más alto con la transcripción del habla al texto en tiempo real que con los servicios de interpretación y toma de notas. Esta hallazgos le proveen apoyo a los programas educativos que utilizan programas de transcripción de habla al texto en situaciones como ésta. Los resultados indican que la retención del texto y las notas tomadas estaba relacionada primariamente a la comprensión de lectura, pero no a la preferencia de comunicación de los estudiante (Stinson, et. al 2009).

Cawthon, Nichols & Collier (2009) investigaron los tipos de acomodos y servicios disponibles para los estudiantes sordos y con dificultades auditivas en las universidades del estado de Texas. Comúnmente, los estudiantes sordos y con dificultades auditivas requieren de acomodos para poder participar de las actividades universitarias, evaluaciones, actividades extracurriculares, etc. Luego de investigar el nivel de acceso de los estudiantes sordos y con dificultades auditivas al sistema universitario, los autores encontraron que solo un 8% de las instituciones universitarias con paginas informativas en la internet identificaron servicios que pueden ser específicamente dirigidos a esta población estudiantil (Cawthon, Nichols & Collier, 2009). Los hallazgos de este estudio tienen implicaciones sobre varios grupos: (1) Los estudiantes sordos y con dificultades auditivas que tienen interés de continuar con una educación post secundaria, (2) Los administradores de las instituciones educativas pueden encontrar este estudio útil al momento de revisar las políticas de prácticas y acomodos para esta población en su institución y, (3) Los miembros del COMPU, cuando preparan a los estudiantes para el proceso de transición de escuela superior a estudios universitarios.

Marschark, et al. (2009), examinan el aprendizaje de los estudiantes universitarios de material de textos de ciencia. Pasajes fueron presentados a estudiantes sordos en forma impresa o lenguaje de señas americano y a los estudiantes regulares en forma impresa o auditiva. Varias medidas de aprendizaje indicaron que los estudiantes sordos aprendieron tanto o más de la forma impresa como lo hicieron a través del lenguaje de señas, pero inferior a los estudiantes regulares en ambos casos. Éstos descubrimientos sugieren que mientras los estudiantes sordos frecuentemente enfrentan retos en la comprensión de la lectura, las raíces de las dificultades descansan en la comprensión del lenguaje.

Existen diferentes tipos de tecnología para transmitir información adquisitiva a las personas que son sordas o que tienen dificultades a auditivas; cada uno de éstos con sus ventajas y desventajas. Hinman, et al. (2003), investigó el uso del sistema de iluminación Talking Lights. Este es un nuevo método que ha sido desarrollado para transmitir información a auditiva y visual a las personas que son sordas o con dificultades auditivas. El método Talking Lights utiliza luces fluorescentes moduladas para llevar información asistiva a través de señales en un cuarto sin causar problemas visuales o distractores para otra personas. Los resultados sugieren que las personas con pérdida auditiva moderada o severa tienden a beneficiarse mayormente de la disponibilidad de la información visual y aumenta la redundancia de un mensaje y por ende aumenta la confianza del receptor de la información en lo que piensan que escucharon. Los participantes en la investigación encontraron que este método es de gran valor para ellos ya que aumenta su comprensión.

La evaluación y la integración de la asistencia tecnológica al programa de Educación Especial de niños sordos, aparte de facilitar el proceso enseñanza-aprendizaje, le permite al niño evaluarse a sí mismo y tomar decisiones sobre sus preferencias tecnológicas para su vida social, personal y educativa. Luft, Bonello & Zirzow (2009) estudiaron el uso de la evaluación a través de la asistencia tecnológica con niños sordos y sugirió en sus investigaciones que se les oriente sobre sus necesidades y preferencias tecnológicas en el proceso de transición del programa de Educación Especial a educación postsecundaria. A pesar de los hallazgos y sugerencias de estos autores, Cawthon, Nichols & Collier (2009) encontraron en su investigación que solo un 8 % de las universidades de estudio ofrecen servicios dirigidos específicamente a la población estudiantil de jóvenes sordos y con dificultades auditivas. Sin embargo, Stinson, et. al (2009) considera que los estudiantes universitarios tienen una ventaja académica sobre los estudiantes de escuela superior a pesar de que los servicios de asistencia tecnológica no son los mismos porque estos cuentan con cierto grado de madurez académica, pueden adaptarse mas fácilmente por la experiencia y conocen sus preferencias tecnológicas y comunicativas en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Para los niños y jóvenes sordos, la provisión de servicios de asistencia tecnológica es vital para un desempeño exitoso en la sala de clases. La misma le facilita la adquisición de información a través de claves visuales, lenguaje de señas, adaptaciones de volumen, entre otros. Es importante que no solo los jóvenes y niños con discapacidades auditivas conozcan sobre sus deficiencias, fortalezas y preferencias tecnológicas, si no que todo niño con discapacidad que requiera asistencia tecnológica para tener un desempeño exitoso en la sala de clases debe conocer sobre su discapacidad y sus preferencias. La tecnología no solo facilita el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños y jóvenes, también hace mas ameno su estilo de vida personal y social ya que esta le permite adaptarse a las situaciones del diario vivir sin sentirse segregados de la sociedad.

Referencias

Cawthon, S., Nichols, S., & Collier, M. (2009). Facilitating Access: What information do Texas   Postsecundary Institutions provide on accommodations and services for students who are deaf or hard hearing?. American Annals of the Deaf, 153(5), 450-460.

Hinman, R., Lupton, E., Leeb, S., Avestruz, A., Gilmore, R., Paul, D., et al. (2003). Using          talking lights illumination based communication networks to enhance word          comprehension by people who are deaf or hard of hearing. American Journal of  Audiology, 12(1), 17-22

Luft, P., Bonello, M., & Zirzow, N. (2009). Technology skills assessment for deaf and hard of   hearing students in secondary school. American Annals of the Deaf, 154(4), 389-399.

Department of Education. (n.d.). Building the Legacy : IDEA 2004. U.S. Department of     Education. Retrieved January 10, 2011, from idea.ed.gov/

Departamento de Educación de Puerto Rico. Guía para la provisión de servicios de asistencia      tecnológica en la sala de clases, s.f. San Juan, PR: US.

Departamento de Educación de Puerto Rico. Manual de Procedimientos de Educación Especial,    2004. San Juan, PR: US

Marschark, M., Sapera, P., Convertino, C., Mayer, C., Wauters, L., & Sarchet, T. (2009). Are  deaf students’ reading challenges really about reading?. American Annals of the Deaf,             154(4), 357-370.

Stinson, M., Elliot, L., Kelly, R., & Liu, Y. (2009). Deaf and hard-of-hearing students’ memory    of lectures with speech-to-text and interpreting/note taking sentences. The Journal of  Special Education, 43(1), 52-64.

 

Advertisements

2 thoughts on “Asistencia Tecnológica y Sordera en Puerto Rico

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s